San Sava, arzobispo de Serbia

ib2004

Sava nació en 1169. Era hijo de Esteban Némanya, el «Gran Župan» de Serbia. Desde su juventud anhelaba la vida espiritual, por lo cual huyó a la Santa Montaña [de Atos], donde se hizo monje y con inusual celo vivía según la regla ascética. Némanya siguió el ejemplo de su hijo y se retiró a la Santa Montaña, donde se hizo monje y eventualmente durmió en el Señor como el monje Simeón. Sava obtuvo la independencia de la Iglesia serbia del Emperador bizantino y del Patriarca, y se convirtió en el primer Arzobispo de Serbia. Junto con su padre, construyó el monasterio de Hilandar [en el Monte Atos], y después de este muchos otros monasterios, iglesias y escuelas a través de las tierras serbias. En dos ocasiones fue como peregrino a los santos lugares en la Tierra Santa. Hizo paz entre sus hermanos, que estaban distanciados a causa de una lucha de poder, e hizo también paz entre los serbios y sus vecinos. Al fundar la Iglesia serbia, fundó también la cultura y el estado serbios. Trajo paz a todos los pueblos de los Balcanes y trabajó para el bien de todos, por lo cual era amado y venerado por todos los que vivían en los Balcanes. Dio un alma cristiana al pueblo serbio, la cual sobrevivió la caída del estado serbio. Sava murió en Ternovo el 14 de enero de 1236, en tiempos del rey Asen, tras haber caído enfermo después de la Divina Liturgia en la Teofanía. El rey Vladislav trasladó su cuerpo al Monasterio de Mileševo, de donde Sinan Pasha removió las reliquias de san Sava para quemarlas en la colina de Vračar en Belgrado el 27 de abril de 1595.

 

www.crkvenikalendar.com